martes, 5 de agosto de 2014

CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR ECOLÓGICA Y NATURAL CASERA

CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR CASERA NATURAL Y ECOLÓGICA


Compartimos con todos vosotros esta receta de CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR CASERA, ya que queremos dar alternativas sanas y naturales a los tóxicos que añaden en las convencionales. Sobre todo en pieles delicadas y sensibles, como en la de los más pequeños de la casa.

Probada en nuestro peque de 4 años, con excelentes resultados :) 

  


CREMA DE PROTECCIÓN SOLAR CASERA

30 gr. de óxido de zinc - mineral - protector físico - (importante no nanopartículas)

55 gr. de aceites vegetales (recomendados oliva, aguacate, zanahoria, coco,...)

55 gr. de manteca de Karité 

14 gr. de cera de abeja

69 gr. de infusión de malva y caléndula

5 gr. de aceite esencial de zanahoria

2 gr. de aceite esencial de menta

20 gotas vitamina E (conservante opcional)

30 gotas extracto de semillas de pomelo (conservante opcional)


ELABORACIÓN
  1. pesar los aceites/manteca y la cera de abeja por separado (fase oleosa)
  2. derretir la cera de abeja al baño maría, cuando esté derretida, incorporar poco a poco los aceites/manteca para que se haga una mezcla homogénea (no debe haber grumos)
  3. entre tanto hacer la infusión, dejar reposar de 5 a 10 minutos, filtra y pesar
  4. ahora debemos tener solo dos recipientes 1- fase grasa, 2 – fase líquida
  5. calentándose al mismo tiempo, aquí lo más IMPORTANTE es IGUALAR las temperaturas de las dos fases (aprox.70ºC), es decir deben de estar a la misma temperatura para poder mezclarse 
  6. sacar del calor (poner algo debajo para que no dañen la mesa)
  7. verter el líquido, poco a poco, en los aceites/grasas, removiendo con la batidora, hasta que veamos que se ha homogeneizado la mezcla y se ha enfriado del todo (importante no dejar de batir hasta que esté fría¡¡)
  8. añadir el óxido de zinc
  9. añadir los conservantes (opcional)
  10. añadir esencia, cuando esté fría (por debajo de 38ºC)
  11. por último verter en los tarros para su conservación y etiquetar.

MODO DE USO

Esta crema es bastante protectora, parecerá densa y muy blanca al principio, pero luego se absorbe con facilidad y no queda tan blanca.

Hay que probar el tiempo de protección poco a poco, ya que cada piel es un mundo.

También es recomendable repetir la aplicación cada hora y sobre todo después del baño.

Espero que os guste tanto como a mi :)


Podéis aprender más sobre esta crema y otras muchas más más en nuestro curso de cosmética natural y ecológica;

http://espiritubosque.blogspot.com.es/2015/09/curso-de-cosmetica-natural-y-ecologica.html 

La combinación ideal es con un buen jabón:

http://espiritubosque.blogspot.com.es/2015/09/curso-de-jabones-artesanos-y.html


+ información y reservas: 918908781 / 616552735

PLAZAS LIMITADAS¡¡¡ grupos reducidos¡¡

CALENDARIO fácil e interactivo¡¡  PINCHA AQUÍ 



9 comentarios:

Gemma García Marín dijo...

Hola Pamela. Muchas gracias por esta receta! Tiene una pinta estupenda
Me surge una duda . . . ¿no lleva emulsionante?¿no se separan las fases sin él? Hace tiempo hice el curso de cosmética natural contigo y guardo el manual como oro en paño, pero no me suena que haya cremas sin cera lanette o borax. Es posible?

Muchas gracias

espiritubosque dijo...

Hola Gemma¡¡

En este caso concreto el emulsionante es solo la cera de abeja por eso hay que estar más pendiente y batir hasta el final¡¡

Je..je el borax y la cera lanette están ya muy superadas ;)

Ahora trabajamos con otros emulsionantes más naturales y mejores...quizá una actualización del curso te gustaría :)

un fuerte abrazo,

Pamela

espiritubosque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gemma García Marín dijo...

Me encantaría seguro ! A ver cuando tengo la oportunidad. Gracias Pamela.
Un beso

espiritubosque dijo...

:) besos

Antonia Martín dijo...

Hola Pamela, hice el curso este verano y me encanta la idea de una crema protectora, la pregunta es, si echas menos óxido de zinc, tiene menos protección? Gracias, me encanta el blog

Unknown dijo...

Hola Pamela! ¿Qué cantidad de producto final sale con esta receta?

Me apetece probarla, gracias. Sólo una observación, si me permites. El conservante para la parte grasa o el antioxidante(la vitamina E) me parece importante igual que el extracto de pomelo para la parte acuosa. Para que no tenga el efecto contrario y se transforme en pro-oxidante si nos pasamos de cantidad, habría que vigilar que no represente más de un máximo 0,2% de la cantidad final de producto, idealmente un 0,1%. 20 gotas, dependiendo del gotero que uses, puede ser casi 1 ml de vitamina E. Ahí dejo esto para que cada uno hagas sus cálculos.
Un saludo, Mihaela

El Espíritu del Bosque Escuela del Buen Hacer dijo...

Hola Antonia:

Sí la cantidad de óxido de zinc es importante para el nivel de protección, pero dependiendo de tu tipo de piel quizá la podrías bajar algo.

Espero que ya la hayas probado y te haya gustado el resultado.

abrazos,

Pamela

El Espíritu del Bosque Escuela del Buen Hacer dijo...

Hola Mihaela:

En cuanto a tus observaciones, te comento lo siguiente.

La cantidad es aprox. 280 gr. totales de producto.

Los conservantes son opcionales, ya que dependiendo de la cantidad realizada de crema y su uso en el tiempo, quizá no sean necesarios. Yo prefiero hacer poca cantidad y consumir la crema en poco tiempo. Los aceites esenciales también actúan como conservantes.

Dependiendo del tipo de vitamina E que uses y de su concentración y de las indicaciones del fabricante hay diferentes dosificaciones.

La que yo uso te recomienda:

Como antioxidante: 0,02 a 0,2% (en peso de aceites de mantener)

Como activo: 0,1 a 0,5% (del peso total de la preparación)


Como activo se refiere no solo a su poder de antioxidante para la crema sino también como principio activo.

Estas son sus propiedades:

La vitamina E también tiene un papel muy interesante en la piel: es un excelente anti-envejecimiento activo, especialmente recomendada para pieles secas y maduras.

En la receta lo incluimos en sus dos facetas.

Espero que ya la hayas probado y nos cuentes tus resultados.

abrazos,

Pamela